Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Esta semana, concretamente el 25 de Noviembre, fue el día de la lucha contra la violencia contra las mujeres. María Aperador, nueva colaboradora de CriminologyFair, considera relevante dar especial importancia a la trata con fines de explotación sexual como eje transversal de las violencias machistas que afecta a millones de mujeres y niñas a diario en todo el mundo. A continuación ↓

 

Introducción por Alejandro García

 

Violencia contra las mujeres:

la trata con fines de explotación sexual

Por María Aperador
▔▔▔▔▔▔▔▔▔▔▔▔▔▔▔▔

El mes de noviembre es conocido por ser el mes contra la violencia contra las mujeres. En el presente artículo quiero destacar un tipo de violencia contra la mujer distinto a la violencia que tipifica el código penal, que es aquella que se ejerce en el ámbito de la pareja. Este tipo de violencia de la que voy a hablaros afecta transversalmente a mujeres (adolescentes y niñas) en todo el mundo y gira en torno a la violencia sexual: la trata con fines de explotación sexual.

La trata con fines de explotación sexual empezó a ahondar en España a partir de los años 90. El negocio de la prostitución empezó a no tener la suficiente rentabilidad económica, las prostitutas eran dueñas de lo que se denominaba macarra o marido (Lozano, 2017) y eran ellos los que ponían los precios y las multas al club que las explotaba. Los dueños de los clubes empezaron a pensar en la colonización de la prostitución, en extender su masculinidad hegemónica a otros países y traspasar barreras, trayendo a mujeres a España como objeto compra-venta. Las mujeres dominicanas y las colombianas fueron las primeras víctimas de lo que ellos llamaban chicas de deuda, que no dejó de ser un sinónimo de víctimas de trata.

En ese entonces, el mundo de la prostitución contaba con dos tipologías de mujeres víctimas de un mismo sistema machista, por un lado, aquellas que ejercían la prostitución libremente pero bajo el dominio de los macarras o maridos, y aquellas chicas que eran traídas a España y que tenían que ejercer la prostitución para pagar una deuda eterna. 

Los dueños de los clubes sabían que existía una gran diferencia entre ambos tipos de mujeres, por tanto, evitaban juntarlas para que no conocieran »las otras realidades». A partir de 1997 la prostitución empezó a dar paso a la trata con fines de explotación sexual, y España no estaba preparada para abarcar este tipo de delito, necesitando años para darse cuenta de lo que estaba sucediendo. Mientras, los proxenetas jugaban libremente a la compra y venta de mujeres por toda latinoamérica, es decir, al juego de la esclavitud. 

Creo que como lector/a, quizá te estarás preguntando… ¿Cuál es el funcionamiento de estas organizaciones criminales? En primer lugar, las mujeres víctimas de trata con fines de explotación sexual tienen un perfil físico muy diverso a la vez que muy hegemónico en cuanto a sus vulnerabilidades; estas personas se encuentran en estados de alta vulnerabilidad tanto económica como social, estado de feminización de la pobreza, carencia de estructuras estables que garanticen el acceso a recursos educativos, sanitarios y derechos civiles, así como también falta de oportunidades laborales, lo que se traduce en ausencia de expectativas de futuro (Informe de Desarrollo Humano, 2013).

En segundo lugar, las mujeres víctimas son coaccionadas, engañadas y amenazadas por sus captores; les prometen un futuro mejor en España a cambio de realizar un »trabajo» previo para poder pagar la deuda que han contraído en el viaje del país de origen al nuevo país. Después de abonar la deuda, les promete vivir libremente y ser dueñas de su propio dinero y vida. Sin embargo, cuando llegan, se dan cuenta de que tienen que ejercer la prostitución y, además, jamás les permitirán acabar de pagar la deuda: les cobran las sábanas, el material utilizado, la vestimenta, el aseo personal y un sin fin de gastos que provocan el impago de la deuda. Las mujeres se ven envueltas en un bucle del cual no pueden salir. Por otro lado, en caso de que no se cumpla con las normas expuestas por el club o el mismo proxeneta, las mujeres son amedrentadas, amenazadas usando a su familia, maltratadas, vejadas, humilladas y torturadas de las peores maneras que podamos imaginar. 

CriminologyFair

El mundo de la prostitución se tornó más oscuro de lo que ya era antes de los años 90. La manera de tratar a las mujeres prostituidas era muchísimo más denigrante y violenta, ya que esto funcionaba muchísimo mejor que la práctica que se llevaba haciendo hasta entonces. Las mujeres pasaron de ser »algo» a ser nada, ser simples objetivos que los hombres utilizan para su placer personal e individual.

Actualmente, la demanda de prostitución en España se encuentra entre las más altas de Europa. Según el dato más actual, el informe sobre trata con fines de explotación sexual de la Asociación para la Atención, Prevención, Reinserción de mujeres Prostituidas, APRAMP, 2011), casi cuatro de cada diez hombres han consumido alguna vez o son consumidores habituales de prostitución. Lo cierto es que no existen datos oficiales y los que se proporcionan por diversos organismos nacionales e internacionales no siempre coinciden entre sí. Se estima que en Europa hay unas 500.000 víctimas de trata, de las cuales 45.000 se encontrarían en España (Blázquez, 2017). Esto supondría movimientos por un total de 5 millones de euros al día, siendo el segundo negocio más rentable del mundo tras el tráfico de drogas y de armas. 
 
Una de las conclusiones que se tiene de los recientes trabajos académicos en España sobre la demanda de la prostitución es que los demandantes son cada vez más jóvenes y toman a las prostitutas como meros objetos de consumo y entretenimiento, sin reconocer que estas mujeres son víctimas de explotación sexual (Ranea, 2016). Tras las afirmaciones que intentan justificar la legalización de la prostitución y del libre uso del cuerpo por parte de las mujeres se esconde una terrible realidad. En pleno siglo XXI, donde todo se puede comprar y vender, el cuerpo de las mujeres es un negocio muy rentable (Blázquez, 2017). La trata no es solamente un fenómeno de violencia contra las mujeres, sino un fenómeno de violencia machista que no puede ser enmarcado ni explicado fuera de la cultura patriarcal de dominación y sometimiento que despliega el hombre sobre la mujer. Por lo tanto, la trata no se podría entender si no se asocia y se analiza como se hace con la femenización de la pobreza, las situaciones de especial vulnerabilidad a las que están sometidas las mujeres y un largo etcétera (Blázquez, 2017).
 
Para luchar contra la trata de seres humanos, en este caso, de explotación sexual, es importante no perder el paso firme y erradicar todo tipo de práctica sexual que conlleve un pago de dinero y un consentimiento viciado. En este caso, es muy importante recalzar la postura del feminismo abolicionista, que lucha por la erradicación de la prostitución como trabajo sexual ya que de otra forma se invisibilizaría la práctica de la trata. De esta forma queda narrado en el libro de Mabel Lozano (2017), dónde vemos como los proxenetas buscaban la publicidad de los medios de comunicación para conseguir la legalización de la prostitución, haciendo esta manera que la trata de miles de mujeres quedase camuflada como simple trabajo sexual. Siguiendo esta línea, es muy difícil conseguir el cese de la violencia contra las mujeres si se permite la mercantilización de los cuerpos para su uso y disfrute exclusivo de los hombres y la extensión de la masculinidad hegemónica que ello conlleva.  
 
 

Muchas gracias por leernos, ¡juntxs somos más fuertes!

Comparte nuestros contenidos a través de las redes sociales. Puedes encontrarnos en Instagram, Facebook, LinkedIn, Twitter y YouTube

 

 

Bibliografía

APRAMP (2011) La trata con fines de explotación sexual. Disponible en: https://apramp.org/download/la-trata-con-fines-de-explotacion-sexual/ 

Lozano, M. (2017). El proxeneta: La historia real sobre el negocio de la prostitución. Editorial Alrevés. 

Ranea, B. (2016). ¿Por qué los jóvenes consumen prostitución? Disponible en: https://observatorioigualdad.unizar.es/sites/observatorioigualdad.unizar.es/files/users/obsigu/1o_premio._hombres_jovenes_y_prostitucion_beatriz_ranea_v_01.pdf 

Szil, P. (2018). En manos de hombres: pornografía, trata, prostitución. Atlánticas. Revista Internacional de Estudios Feministas , 3 (1), 113-135 doi:http://dx.doi.org/10.17979/arief.2018.3.1.3081

Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo. (2013). Informe Sobre Desarrollo Humano. El ascenso del sur: Progreso humano en un mundo diverso. Recuperado de: https://www.undp.org/content/dam/venezuela/docs/undp_ve_IDH_2013.pdf

Blázquez, B. (2017). La trata de personas con fines de explotación sexual en España: elementos para la reflexión. Revista Espiga 16(34), 183-196. Doi: http://dx.doi. org/10.22458/re.v17i34.1795 

 

 

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x