Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Todos alguna vez hemos visto series como CSI o Mentes Criminales. De hecho, muchos criminólogos de mi generación seguro que nos hemos visto abducidos por estas series o similares, siendo la semilla que nos hizo buscar estudios relacionados con la seguridad y el estudio del delito. Una vez empiezas a estudiar, te das cuenta de la amplitud y profundidad de los estudios criminólogicos y de las múltiples aplicaciones que tiene para la sociedad.

No obstante, una inmensa mayoría de la población que se quedó viendo las aventuras de David Caruso como el teniente Horatio o los perfiles psicológicos de los asesinos de ‘Mentes Criminales’ y no fue más allá, relaciona todo aquello que empieza por »crimi» introduciéndolo en el mismo cajón de sastre que acaba llamándose ‘Criminología’, ‘Criminalística’ o simplemente ‘Policía’ de forma érronea.

¿Qué es la Criminología?

Han existido múltiples definiciones de nuestra ciencia, desde la scuola italiana de Raffaele Garófalo, pasando por otros estandartes como Edwin Sutherland a principios del siglo XX, hasta nuestros días. Para mi, la más completa y la que refleja más fielmente la realidad es la que realiza Antonio García-Pablos de Molina en su manual llamado »Criminología, una introducción a sus fundamentos teóricos» (1991;2007):

»La Criminología es la ciencia empírica e interdisciplinaria, que se ocupa del estudio del crimen, de la persona del infractor, la víctima y el control social del comportamiento delictivo, y trata de suministar una información válida, contrastada, sobre la génesis, dinámica y variables principales del crimen -contemplado éste como problema individual y problema social-, así como sobre los programas de prevención eficaz del mismo, las técnicas de intervención positiva en el hombre delincuente y los diversos modelos o sistemas de respuesta al delito»

Digo que es la más completa ya que, tradicionalmente, la Criminología se centraba en el delito y el delincuente, obviando la figura de la víctima y la esfera social de la disciplina. Por otro lado, pasa de una obsesión clásica por el castigo, la represión y sus formas para dar paso a la prevención del fenómeno delincuencial. Por último, habla de ‘intervención positiva’ sobre el delincuente, cuando históricamente se consideraba ésta intervención como algo médico o clínico, un »tratamiento» para curar al delincuente y no algo multifactorial, obviando una vez más la esfera comunitaria y social.

¿Pero y esto que tiene que ver con Horatio? En futuros post veremos la Criminología desde todos sus puntos de vista y aplicaciones.

¿Y la Criminalística?

La Criminalística es una parte de la Criminología que se ocupa de descifrar, mediante el estudio de diferentes aspectos de la escena de un delito, quién y cómo lo perpetró. En esta disciplina, se aplican conocimientos de ciencias como la química, la biología o la medicina para analizar las circunstancias del delito con el objetivo de individualizar a su autor o autores.

Por tanto, podemos apreciar que, la serie ‘CSI’, es un claro ejemplo de un seguido de investigaciones criminales dónde la Criminalística es la protagonista (no entro a valorar la similitud o no de lo que se aprecia en la serie en comparación con investigaciones criminales reales en EEUU o en España, ya que daría para varios posts) y, como hemos dicho, es solo una pequeña parte de la Criminología.

¿Cúanto de real hay en las series sobre delitos?
Lo trataré en futuros posts.

¿Pero…y Mentes Criminales?

Con esta serie ocurre algo similar que con ‘CSI’, pero con la disciplina llamada Psicología criminal. Esta rama formaría parte de la Psicología y la Criminología, ocupándose de estudiar y explicar la génesis del delito, la personalidad y motivaciones del delincuente y apoyar medidas para su prevención, control, tratamiento y reinserción (Otín del Castillo, 2009). En ‘Mentes Criminales, podemos ver a una unidad de análisis de conducta realizando perfiles criminólogicos de los delincuentes para asesorar a la policia en su investigación. Una vez más, se aprecia la precisión de esta rama ante la inmensidad de toda la ciencia de la Criminología (una vez más, no entro a valorar la fidelidad a la realidad que podemos ver en la serie).

El equipo de ‘MC’ analizando psicológicamente el delito
y las motivación y personalidad de su autor

Muchas gracias por leernos, ¡juntxs somos más fuertes!

Comparte nuestros contenidos a través de las redes sociales. Puedes encontrarnos en Instagram, Facebook, LinkedIn, Twitter y YouTube

Bibliografía

Garcia-Pablos de Molina, A. (2007). Criminología. Una introducción a sus fundamentos teóricos. Valencia: Tirant lo blanch.

Otín del Castillo, J.M. (2009). La psicología criminal. Desarrollo conceptual y ámbitos de aplicación. Madrid: Pearson Educación.

5
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x